“Esta dictadura busca un revanchismo contra los pueblos originarios.”

Entrevista a Sandra Cossio, de la Confederación de Mujeres Bartolina Sisa

La instauración de un gobierno de facto en Bolivia ha dejado, hasta el momento, al menos 30 personas asesinadas, 180 heridas y más de mil detenidas. Sandra Cossio, comunicadora indígena e integrante de la Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias Bartolina Sisa, denuncia que “se nos están violando todos los derechos, el derecho a la protesta y el derecho a la vida”. Califica el golpe como una “masacre blanca” que busca “destrozar al indio”.

| Fuente: Nodal * |
 ¿Cómo describe la situación que vive el país?

Es muy doloroso lo que está sucediendo ya que esta señora autoproclamada ha sacado una resolución dándole a la fuerza pública carta blanca para matar. Nos está haciendo ver a nosotros que no tenemos el derecho a protestar y a defender nuestra posición como pueblos indígenas. Se nos están violando todos los derechos, el derecho a la protesta y a la vida, porque ya han muerto más de 20 compañeros. Este gobierno trucho, que nadie ha nombrado, nos está matando. La gente está pidiendo que nuestro presidente Evo vuelva.

¿Qué posibles salidas se vislumbran en el corto plazo?

Creemos que es importante el diálogo sincero, sin trampas, porque ellos van al diálogo con trampas. Sólo hemos pedido que no hagan persecución contra nuestros dirigentes y que nos dejen protestar. El diálogo es fundamental. Yo sé que hay gente que piensa diferente y hay que respetarlo, como hemos hecho durante estos 13 años, hemos respetado sus formas de protestar y de igual forma queremos que nos respeten. La mejor opción es el diálogo, sentarnos entre todos los sectores políticos y sociales y ponerle fin a esto para poder ir a unas elecciones limpias, pero el golpe de Estado ya se ha consumado porque ya han puesto sus ministros. Ya han botado a 180 personas del Ministerio de Gobierno, a 120 del Ministerio de Economía, están botando a todos. Es una masacre blanca. ¿Cómo se va a manejar el Estado si están botando a todos los funcionarios del Estado Plurinacional? Me parece absurdo. Están sobrepasando todo, no les interesa nada. Hablan con una cara y con la otra le clavan un puñal al pueblo.

¿Le llama la atención la violencia que han mostrado algunos sectores que apoyan al gobierno de facto? ¿Se puede decir que hay una violencia revanchista?

Sí, estoy segura que es así. Esta dictadura busca un revanchismo contra nosotros, contra los pueblos originarios. Ya les enojaba antes que nosotros, como indígenas, estemos dentro del gobierno, que los estemos gobernando. Sé que ahora ellos con poder absoluto, y con el poder de las Fuerzas Armadas y la Policía se creen la cereza, o como decimos nosotros: la bola de papa. Quieren destrozar al indio porque aquí la peor cosa de la sociedad es el coya, el indígena y el masista, entonces quieren deshacer con todo su odio. Es un revanchismo, están muy enojados. Ahora quieren volver todos sus asilados políticos que están en Estados Unidos, como (Carlos Sánchez de Lozada) Goni, (Carlos) Sánchez Berzaín, que están alistando las maletas para venir a Bolivia. Ya se han venido 26 personas de Brasil. Ya están armando muchos más cuerpos para pisar otra vez al indio y que seamos nosotros, otra vez, los sirvientes de ellos.

 ¿Cómo analiza el rol que están jugando los medios de comunicación nacionales?

Los medios de comunicación no están con nosotros. Han comprado conciencias. Muchísima plata ha corrido para esta gente. Los medios estatales que antes eran nuestros ya no están con nosotros, no tenemos quien grabe lo que está sucediendo. Están diciendo que nosotros tenemos armas, eso es falso, los compañeros no tienen armas, ellos van con sus banderas y sus wiphalas. Están haciendo ver que nosotros mismos nos estamos matando y eso es totalmente injusto. Los compañeros han grabado a los militares en Senkata y se ve claramente que disparan a quemarropa contra nosotros. Duele mucho que nadie haga nada por nosotros. Esto sí es una dictadura. Ahora sí no tenemos derechos.

 ¿Cómo está reaccionando la ciudadanía que quizás no está con los golpistas pero tampoco defiende abiertamente a Evo Morales? ¿Hay una percepción generalizada de que se produjo un golpe de Estado?

-La gente está muy descontenta, pero muchos están en silencio porque tienen miedo. Dicen que no son personas políticas y que no son afines a ningún lado pero que ya es el colmo de tanto maltrato. Hay mucho descontento porque los han engañado. Están muy descontentos con todo esto y con las masacres que se están haciendo, rechazan a este movimiento cívico-fascista que se ha iniciado porque los han engañado.

¿Cómo repercute el golpe de Estado en particular en las mujeres bolivianas?

Duro y difícil. Duele bastante porque sabemos que como mujeres que hemos perdido un espacio dentro de los actores políticos. No tenemos voz como mujeres y peor si somos de pollera: yo soy una mujer de pollera, y bien orgullosa. Esto va a ser mucho peor para nosotras. No creemos en nada, no confiamos en lo que están haciendo. Ellos son marionetas de Estados Unidos y nosotras, como mujeres indígenas, no vamos a tener posibilidades de hablar. Duele mucho. Hemos perdido mucho como mujeres y hemos retrocedido como 20 años en este proceso en el que estábamos yendo en contra de la discriminación y el daño que nos hacían a nosotras. En las leyes que se habían hecho a favor de nosotras se está retrocediendo bastante. Hoy en día ni las autoridades fascistas ya no nombran al Estado Plurinacional, ahora dicen República. En todos sus accionares nos están dañando más y estamos retrocediendo hartísimo.

¿Qué mensaje le enviaría a la comunidad de América Latina que está viendo con preocupación lo que está ocurriendo en Bolivia?

No permitamos que otra vez entre la derecha y nos dañe, nos destruya y nos quite la posibilidad de ser. Nosotros somos los dueños de nuestras tierras, no permitamos que otra vez nos las quiten. Unamos fuerzas: sabemos que en Chile, en Ecuador, en Brasil están pasando problemas difíciles, en Argentina sale el sol y eso nos alegra bastante. Sigamos tejiendo estos lazos de comunicación que son fundamentales para todos los pueblos. No nos vamos a quedar callados. Sigamos en la lucha que vamos a vencer.

(*) Por Lucio Garriga y Gerardo Szalkowicz, entrevista realizada en el programa “Al sur del Río Bravo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s