Enormes

|Por Lucía Ríos @soylurri |

Las Mujeres Sindicalistas de la Corriente Federal de los Trabajadores eligieron Huerta Grande como sede de su Tercer Encuentro. La tradición y la historia son pilares fundamentales en el movimiento obrero, y el feminismo sindical lo hizo carne en el evento que reunió alrededor de 100 organizaciones y más de 800 compañeras que vinieron de las 24 provincias. Sí, fue el encuentro más federal y representativo del sindicalismo en los últimos tiempos y el eje fue: “Trabajadoras en unidad contra el ajuste y el FMI”.

 

SINTONÍA

En la entrada al predio de la Unión Obrera Molinera Argentina (UOMA), donde se desarrolló el tercer Encuentro Nacional de las Mujeres Sindicalistas, hay un pequeño dique. Dos banderas con las caras de Cristina Fernández y Eva Duarte lo vistieron para que desde cualquier sierra cercana se pudiesen apreciar.

Una gran carpa en medio de un parque verde, abortero ¿quizás?, recibió a las militantes, y sus hijxs tenían un espacio dedicado para su recreación. Cuando la tarea de cuidados es en tribu es más justa y feminista, de eso no hay dudas.

Antes de que hablaran las primeras expositoras, el intendente de Huerta Grande, Matías Montoto, dio la bienvenida a las militantes, anunciando que el ENMS había sido declarado de interés municipal. Cuando el referente de Unión por Córdoba terminó su intervención, la secretaria de Género y Derechos Humanos del sindicato de Curtidores, Claudia Lázzaro, lo interpeló enseguida: “Gracias intendente, ahora le tenemos que hacer un pedido porque la última vez que estuvimos, con muchas de nuestras familias, la lluvia nos dificultó andar. Así que, por favor, si asfalta la calle Eva Duarte, vamos a poder volver”.

Los objetivos que se gestaron en Huerta Grande en 1962 empaparon al movimiento obrero de políticas para imponer el gobierno represor que arremetía y aplastaba todas las conquistas de los y las trabajadoras. La mística a la que invitan siempre el peronismo y los movimientos populares se pudo sentir y escuchar en cada intervención que las referentas nacionales de las Mujeres Sindicalistas hicieron en la apertura, cuando repasaron cada punto de aquel programa histórico.

WhatsApp Image 2018-11-25 at 12.57.45

El ítem siete de Huerta Grande es: “Expropiar a la oligarquía terrateniente sin ningún tipo de compensación”. La más idónea para expresar esa esencia fue la misionera Ana Cubilla, secretaria general del Sindicato Único de Obreros Rurales (SUOR): “No queremos pertenecer a la oligarquía que nos lleva al corte de ruta. Desde ahí hicimos nacer un nuevo sindicalismo rural y, encima, somos mujeres, ¿cómo no los vamos a enfrentar?”.

Cuando fue el turno de Marieta Urueña, de Sitraju Tucumán, enfatizó: “No es casual que las Mujeres Sindicalistas hayan nacido en un gobierno como éste y hayamos podido superar las diferencias desde todas las centrales. No nos olvidemos, la pobreza tiene cara de mujer”, y concluyó: “Necesitábamos formalizar un frente conjunto porque las que damos muestra en las calles y de lucha contra el modelo neoliberal, somos las mujeres”.

NO SE RETROCEDE NUNCA

Cuatro comisiones fueron las que se encargaron de habitar todas las militantes asistentes al Encuentro. La de Participación, enfocada en la laboral, la sindical y la política, tocando también el acceso y el compromiso; la de Violencias, que iría sobre la de género, la laboral, la institucional y la política; la de Igualdad, donde la brecha salarial, el techo de cristal, la segregación ocupacional horizontal y vertical y la feminización de la pobreza, fueron algunas de las aristas; y la de Estrategias, fundamental, donde se debatió sobre las resistencias al modelo económico, la solidaridad en las luchas, y el movimiento de mujeres en ofensiva.

La comisión glitter también tomó su lugar y estuvo presente para poner la propia impronta característica de la nueva ola. Mientras se hacía la fila para retirar el almuerzo, el cielo limpio y el viento cordobés daban augurio de la gran jornada a desarrollarse.

LAS QUE VENDRÁN

Luego de varias horas de debate entre las militantes de los diversos sindicatos, centrales, agrupaciones y referentas de la economía popular, el cierre terminó con un escenario claro: la mayoría de los sectores representados y la mayoría de las provincias también, pedido que apareció en todas las comisiones.

“Esperábamos 500 compañeras pero vinieron más de 800. Necesitábamos volver a la cuna de las grandes luchas”, aseguró a Matria, Vanesa Siley, diputada nacional, Secretaria General de la Federación de Sindicatos de Trabajadores Judiciales, y referente de la Corriente Federal de la CGT.

WhatsApp Image 2018-11-25 at 12.53.36

En la recta final de la jornada, Claudia Lázzaro, arengada por toda la carpa, enfatizó: “Tenemos que salir a germinar como flores de cardo y saldremos, entonces, en cualquier lugar, de abajo de las piedras, sin agua, con sed, con frío, con esas espinas que se transformen en espadas para salir a pelear”, y continuó: “Tenemos que seguir siendo resistencia, pero nosotras somos mujeres y feministas y somos un movimiento de avanzada. Vamos a volver a tener un gobierno nacional, popular, feminista y democrático TAMBIÉN DE LA MANO DE LAS MUJERES SINDICALISTAS”. Los aplausos y el agite ensordecieron el lugar.

Siley cerró el acto, también con un recibimiento que clarifica su referencia hacia adentro del movimiento sindical y feminista. “No dejemos que rompan los vínculos sociales, que es lo que hace el neoliberalismo, porque eso lleva a una confusión terrible. Ojalá toda la dirigencia popular estuviese pensando en lo terrible que es que un trabajador vote a Mauricio Macri”, transmitió con certeza. “A mí no me cabe la menor duda que somos las mujeres las que vamos a poder revertir eso”, vociferó Siley hacia la hinchada atenta a cada palabra.

HUERTA GRANDE 2019

Antes de que lluevan serpentinas de colores por el aire y comenzaran a sonar las cumbias, la secretaria general del Sindicato de Trabajadores Judiciales habló casi 25 minutos y fue clara: “Sobre la historia de las que lucharon, nos paramos nosotras. Pero también tenemos una identidad que no pensamos claudicar, que es la de un sindicalismo de liberación, que piensa en un proyecto de país, que reivindicó la hija de Agustín Tosco, presente aquí hoy. No hay posibilidad de que se realice una mujer trabajadora en un país que va para atrás y que destruye el trabajo”.

WhatsApp Image 2018-11-25 at 12.55.12

“Gracias por existir, compañeras. Volvamos a nuestras provincias, que sé que hay de las 24, contra todo pronóstico. Nosotras que rompemos todos los pronósticos, nos volvimos a unificar. Volvamos a armar, a construir, a romper la brecha, a unificar al movimiento obrero que si no se hace desde arriba, que lo hagamos desde abajo”, y encendida como es quien le disputó y ganó a Julio Piumato en la UEJN por el 84% de los votos, culminó: “Por todas las mujeres que fueron enormes y el patriarcado las tapó en la historia, por todas ustedes que son enormes y que no vamos a dejar nunca más que nadie las tape, por ustedes, por nosotras y por las que vendrán, ¡A seguir construyendo el sindicalismo feminista!”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s