Ayelén y Mocha nunca se conocieron, pero eso no importa.

| Por Lule Franco | Fotos: Rocío Curia |

“Me arregló muchísimo mi vida. Antes tenía espacio libre para consumir cosas que no debía, ahora ese espacio lo tengo para estudiar”, dice sonriente Ayelén Gómez, trava de 31 años, en un video institucional del Bachillerato Popular Trans Mocha Celis. Sin saberlo, faltaban solo cuatro años para que aparezca muerta con su cuerpo desnudo, golpeado y con signos de asfixia, debajo de las gradas del Lawn Tennis de Tucumán.

Desde 2012 Ayelén denunciaba públicamente a dos policías de la seccional segunda de San Miguel de Tucumán por violación tras una detención ilegal y arbitraria. Como tantos otros casos de violencia y abuso policial, quedó en el cajón sin fondo de “la justicia”. En ese contexto viajó a Buenos Aires, donde la situación no mejoró mucho. Llegó al Mocha pidiendo ayuda, habían metido preso al “Tano”, una pareja violenta que tenía y quería dejar las drogas. Dormía en una carpa que iba moviendo en Palermo. “Muchas veces mencionó las ganas de ver de nuevo a su familia y de abrazar a su mamá Lili”, cuenta Francisco Quiñones Cuartas, director del Bachiller y agrega que “por eso a mediados de 2016, con la apertura del Centro Educativo Trans de Puertas Abiertas (CETRANS) de Tucumán, pensamos junto a su amiga Daniela Mercado que lo mejor para ella era volver a su casa y retomar allí sus estudios”. Se ducho en la escuela y pasó el día. Las compañeras la acompañaron a tomarse el micro en Retiro. “Nosotros nos pusimos en contacto con el CETRANS, para que se encuentren con ella y allí pueda seguir sus estudios” me cuenta Francisco. Pero nunca se encontraron.

ayelen_15.jpgAyelén Gómez nació en Tucumán al igual que Mocha Celis, “una travesti tucumana que trabajaba en la zona de Flores. “Ella era un semáforo: divina, morocha, con vestido rojo y cartera dorada”, escribía Lohana Berkins en el 2011. Un día estaba Mocha en la calle discutiendo con el comisario de la 50° y Lohana junto a otras compañeras se escondieron debajo de un auto porque querían escuchar la discusión. Ese día, sin ganas, no se la llevó detenida, pero antes de irse la amenazó: “¡Ya vas a ver, puto de mierda, vos vas a terminar con tres tiros!”.

Poco días después Mocha desaparece. Lohana y sus compañeras la buscan y dan con ella en un hospital. Tres tiros en la cabeza le apagaron la vida. Eran los noventa, eso no importa, esa causa también quedó en el cajón sin fondo.

Cuando le preguntaron a Lohana por qué se llamaba así el primer bachillerato popular trans del mundo, donde años después estudiaría Ayelén, dijo: “Porque Mocha no sabía leer ni escribir. Cuando llegábamos a la comisaría detenidas, ella siempre me pedía que le leyera”. Sabiendo que nombrarse así es un acto de Educación Popular en sí mismo. “Quisimos que lleve el nombre de una trava que no pudo terminar sus estudios” me cuenta su director, y continúa: “Imaginate que se llame Florencia de la V, que tuvo que adaptarse a una vida de lo que está bien visto por la sociedad. Y no reflejar y recordar la vida de una travesti. La idiosincrasia trava. Recordar e interpelar, para que ninguna trava se quede sin estudios” Porque Mocha Celis, Ayelén Gómez, Pamela Tabares, Evelyn Rojas, Vanesa Zabala, así leídos sólo parecen nombres sueltos, pero están fuertemente unidas por la misma lógica de desprecio, violencia policial, abandono y desidia estatal. Ayelén apareció muerta un día antes de las PASO, un día antes de que se presenten por primera vez listas con candidatas travestis y trans de la historia electoral argentina. Ayelén y Mocha nunca se conocieron, pero pertenecen al mismo relato de historias sin oportunidades, o con muy pocas. Donde estudiar es un privilegio y la vida se torna casi una cuestión de suerte.

Quién pueda aportar datos para el esclarecimiento: Fiscalía 10ma de San Miguel de Tucumán  (Av. Sarmiento 431).


El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las fotos pertenecen a la Vigilia que se realizó el día de hoy en la Plaza de Mayo en pedido de Justicia por Ayelén y por todos los casos de travesticidio.


Lule Franco
Lule Franco
Rocío Curia
Rocío Curia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s