LUNAR: la primer app argentina sobre salud sexual femenina

Por Lule Franco

“Esto tiene que ser una app” le dijo Ania a Irina medio en broma en noviembre del año pasado. Todas las lecturas, investigaciones, la info disponible en la red, el retorno a las toallitas de tela, la aparición de la copita, el conocimiento sobre medicina de plantas, la alimentación. Cómo todo eso influía en el “ciclar”. Ania es Comunicadora social de UBA e Irina es Psicóloga. Entre las dos suman 62 años y acaban de desarrollar la primera app argentina para el control del ciclo menstrual. LUNAR es la posibilidad de generar un espacio de autoconocimiento, intercambio, comunicación, diálogo y aperturas entre las mujeres que estamos viviendo la etapa ciclante de nuestras vidas”. El 29 de febrero tuvieron la primer reunión del proyecto. y el 10 de diciembre estará disponible para descarga gratuita en Google Play. Juventud, tecnología, innovación, Industria Argentina: mis entrevistas preferidas.

¿Para qué sirve LUNAR?
A: Sirve para conocer las cuatro etapas del ciclo femenino a través de una integración de aspectos: entender lo que pasa en el cuerpo, en las emociones, en los planos más mentales o sociales, porque la experiencia vital ocurre en todos estos planos a la vez.

La aplicación informa de manera sincronizada con el cuerpo de la usuaria, de manera que la data resulta más ordenada y significativa para lo que se está viviendo momento a momento. También sirve para llevar un diario de ciclo donde elegir libremente qué aspectos observar, y poder sacar conclusiones en retrospectiva sobre la forma específica de ciclar que tiene cada una.

I: Y para que nos acerquemos al tiempo de nuestra naturaleza, que es cíclica, podamos comprender la complejidad de nuestra energía y la riqueza de nuestro devenir, que no es lineal sino espiralado. De este modo, también recuperamos poder sobre nuestro tiempo, nuestras vivencias, nuestros cuerpos, nuestra sangre, nuestra biología, nuestros deseos y nuestras formas singulares de manifestarnos.

¿Qué la diferencia de otras aplicaciones de control menstrual?
I: LUNAR es la primera app sobre ciclo femenino realizada completamente en nuestro país. Desarrollada, diseñada y programada de forma autogestiva por emprendedores/as y cooperativas de trabajo. Está en un lenguaje accesible y en nuestro idioma.

A:  La palabra control no nos identifica mucho.

¿Cómo fue el desarrollo?
A: Escribimos los contenidos en largas reuniones, entre sesiones de lectura, buscamos bibliografía médica, ginecológica, psicológica, enegética, antropológica, sociológica. Leímos testimonios de mujeres sobre su propia experiencia. Nos detuvimos a tratar de integrar todo, a darle una síntesis posible, intentando escribir en plan de divulgación, simple, contemporáneo, diverso. Llegamos a conclusiones inter-disciplina que nos sorprendieron a nosotras: hicimos dialogar el inconsciente freudiano, con el arquetipo de la luna menguante, con la merma de producción hormonal.

I:. En algún momento, comenzamos a fantasear qué funciones podía tener el dispositivo. Qué nos resultaría útil encontrar en una app que nos acompañara en nuestro ciclo. Cómo llevarlo a cabo. Lo debatimos, lo dibujamos. Entonces, comenzamos a contactar conocidos/as vinculados al mundo del diseño, la ilustración y la programación. Nos entrevistamos con varias/os, evaluamos las propuestas y reflexionamos bastante sobre las opciones. Finalmente, elegimos a una cooperativa de programadores, una cooperativa de diseñadoras, y dos ilustradoras, con quienes estuvimos intercambiando y creando desde Junio.

¿Cómo creen ustedes que la mujeres atraviesan su periodo?
A: Hay un tabú menstrual clarísimo, globalizado, agravado en entornos machistas, pero muy irracional también por parte de mujeres y hombres aún los que intentan ser comprensivos de las vivencias de cada género.

I: Pero también hay muchas realidades coexistiendo también, muchas formas de vivir el ciclo femenino, muchas creencias y folklores al respecto. Hay mujeres que lo viven como algo sagrado, recogen su sangre, riegan plantas, menstrúan en la tierra, ritualizan. Hay mujeres que lo tienen presente y siguen atentas el curso de su ciclo, se informan, escuchan las señales de su cuerpo. Hay mujeres que lo viven como el momento de la menstruación de cada mes. Hay mujeres que lo disfrutan, mujeres que lo padecen. Hay mujeres que preferirían no tenerlo. Hay mujeres que lo toman como un calendario de fertilidad, otras que no saben cuándo ovulan, o que ovulan. Diversidad de mujeres, diversidad de vivencias.

¿Y como debería ser?
I: No hay UNA forma en la que debería ser, pero hay varias en las que podemos aprender a cuidarnos, conocernos, valorarnos. Informándonos, reconociendo nuestras experiencias, teniendo en cuenta las opciones para poder elegir. Recuperando la escucha y el conocimiento de nuestro cuerpo, que es donde habitamos.

A: Nos gustaría que cada mujer lo transite de la manera más adecuada, potente y armoniosa posible para sí misma. Como el embarazo, como la enfermedad, como el duelo, como el éxtasis, como el orgasmo: son procesos que cada persona tiene que hacer con la mayor presencia posible y tratando de escucharse y conocerse más.

Supongo que tienen algunas disidencias con la Ginecología alópata.
I: Con la ginecología, como con la medicina alópata en general: la primacía de los intereses económicos por sobre los intereses de salud/bienestar/sanación; la tendencia a la fragmentación de la corporalidad y la experiencia vital; y el olvido… El olvido de lo humano, de lo humano en términos de buen trato, de cuidado, de comprensión de la persona en toda su complejidad. El olvido respecto de la empatía, de la fragilidad. El olvido de que no es posible “separar” absolutamente nada dentro de la vivencia de cada ser, que es una totalidad. El olvido de que las prácticas médicas tienen que ofrecerse al servicio de las personas, y no al revés. El olvido respecto de brindar la mayor cantidad de información posible, para que cada quien tenga la posibilidad de elegir lo que ocurre en su cuerpo.

A: Por supuesto que la ginecología alópata y sus avances han traído muchísima luz sobre enfermedades, sus diagnósticos y tratamientos de situaciones de desequilibrio son muy necesarios y han salvado muchos cuerpos. Pero el ciclo menstrual no es ni debe ser una enfermedad ni una condición a padecer, en la inmensa mayoría de las menstruantes, es simplemente un fluir que está bloqueado para la propia persona.

¿Que significa Matria ustedes?
I: Matria es el principio mismo de la vida, como el ciclar. Es el reconocimiento de que, para que algo exista, necesita una forma original, un espacio en el que la existencia pueda sostenerse y nutrirse. Allí la Matria, la matriz como territorio, la madre, el origen.

A: ¿La Matria es la Patria en femenino? Nos gusta buscar los orígenes y múltiples significados de las palabras, está buenísimo recuperar la idea de maternidad ante la idea patriótica de pertenencia. De hecho en la app proponemos a las mujeres que investigan su ciclo, que encuentren sus propias matrices, en lugar de “patrones”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s